Centro de diagnóstico para la prevención de enfermedades en beneficio de la comunidad vulnerable será abierto en Puebla

 Local

Como parte de un esfuerzo conjunto entre la Fundación de Beneficencia Privada Cáritas de la Arquidiócesis de Puebla, empresarios, sociedad civil y el Club Rotario Puebla Industrial, se abrirá en breve un Centro de Diagnóstico para prevención de enfermedades, el cual estará enfocado a personas de escasos recursos.

Con este proyecto se busca beneficiar a más de tres mil personas de manera mensual durante los siguientes 20 años, se destacó en la colocación de la primera piedra del centro, a cargo de a cargo del arzobispo, Víctor Sánchez Espinosa e integrantes del Patronato de Cáritas Puebla.

El centro de diagnóstico denominado “Salud al alcance de todos” cubrirá parte de las necesidades de sectores marginados y vulnerables que residen en el estado de Puebla, cuya construcción se dividirá en dos etapas.

La primera contempla el acondicionamiento de la sala radiológica, con equipo digital que provea todo tipo de radiografías, además de mastógrafo para detectar anormalidades en las mamas, que no se pueden percibir por la observación o la palpación; así un aparato de ultrasonido que permitirá obtener una rápida visualización de imágenes de los órganos internos del cuerpo de manera no invasiva, así como el ecocardiógrafo, con el que realizan pruebas diagnósticas, a través de ondas sonoras, que aporta información acerca de la forma, el tamaño y la fuerza del corazón, el movimiento y grosor de sus paredes y el funcionamiento de sus válvulas.

De la misma forma contará con un electrocardiógrafo, que se emplea de manera rutinaria en el diagnóstico inicial de varias enfermedades cardíacas, además de un densitómetro, para medir el grado de mineralización del hueso y que se aplica, tanto en el diagnóstico precoz de la osteoporosis, como en el control de su evolución y valoración terapéutica; además de un inyector de contraste.

El tiempo estimado para esta etapa comprende un periodo de seis meses. En tanto, la segunda etapa constará de la instalación de un tomógrafo, para obtener imágenes detalladas y realizar exploraciones, de regiones internas del cuerpo.

Este tipo de equipo se utiliza para diagnosticar enfermedades o lesiones internas, así como para planear tratamientos médicos, de radiación o quirúrgicos, lo que también abarcará un periodo de seis meses en su instalación.

Fuente: Milenio

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Prevención

centered image

centered image