Transformando el ferrocarril: La locomotora del Tren Turístico Puebla-Cholula encuentra nuevo propósito en el Corredor Interoceánico


  Local

El pasado sábado 26 de agosto llegó al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, la primera locomotora para el ferrocarril que rodará en el Corredor Interoceánico que construye el gobierno federal.

Se trata de las máquinas que fungieron como el Tren Turístico Puebla-Cholula, pero que, debido a su alto costo y poca demanda de usuarios, permaneció parado en las vías poblanas y después de tanto, el gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina logró venderlo.

Esta es la primera locomotora, de dos máquinas, que trasladará pasajeros y carga de Coatzacoalcos, Veracruz, hasta el puerto de Salina Cruz, Oaxaca.

Estas máquinas fueron conocidas por algunos poblanos y turistas que las abordaron por allá de 2017, cuando el entonces presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Rafael Moreno Valle y que hacían el trayecto de la estación aledaña al Museo de los Ferrocarriles Mexicanos en Puebla a la zona de la pirámide de Cholula.

El tren mide 2.55 metros de ancho y 38.18 metros de longitud, contando la locomotora y dos vagones, con una capacidad para 284 pasajeros, de los cuales 78 pueden ir cómodamente sentados.

La estructura exterior, al menos en Puebla, lucía blanca y la parte superior contaba con un diseño de triángulos azules para tratar de asemejarse a la talavera, artesanía que distingue a los poblanos.

En el interior de uno de los vagones, los asientos van de par en par en cada uno de los lados de la unidad y en una posición que permite que los pasajeros viajen viéndose de frente.

En otro de los vagones, los asientos van de manera lineal o en unifila para dejar más espacio en el pasillo de en medio y tengan más comodidad para quienes viajaban de pie o quienes abordaban en silla de ruedas. También cuenta con espacio para colgar bicicletas y depositar bultos para quienes así viajan.

Los asientos son de tapicería en color azul y el interior predominaba el color blanco y gris, con amplias ventanas y sistema de ventilación.

Cuando este tren daba servicio en Puebla, era de doble cabina y en la que viajaban el conductor, su asistente y los garroteros; que es el personal que hacía los cambios de agujas en las vías. De esta manera, el conductor solo se cambiaba de cabina caminando a lo largo de los vagones para llegar de extremo a extremo, de acuerdo con la dirección a la que viajaban, ya sea a Puebla o a Cholula.

Para la vigilancia portaban cámaras de seguridad cuya información permanecía resguardada por una semana y pudiera ser revisada en caso de necesitarse para alguna averiguación.

Este transporte podía funcionar empleando electricidad o diésel, pero en Puebla siempre fue con este último combustible, por lo que se desconoce cómo circulará en el Corredor Interoceánico.

El pasado 6 de septiembre, durante la conferencia mañanera desde Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que el próximo domingo 17 de septiembre estará en Veracruz para supervisar las obras del Corredor Interoceánico y este sea inaugurado antes que termine el 2023.

Fuente: El Universal Puebla

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Prevención

centered image