Informe de actividades de la BUAP: Reforma, expansión y logros educativos en el foco


  Local

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) mantiene el compromiso de crear acciones que impacten favorablemente en el futuro, de romper las desigualdades en el acceso a la educación superior, y, especialmente, de formar a más estudiantes con un pensamiento crítico, humanístico y resiliente. Esto sentenció Lilia Cedillo Ramírez, rectora de la máxima casa de estudios al rendir su segundo informe de actividades, correspondiente al periodo 2022-2023.

La reforma a la Ley BUAP tras 25 años de no ser modificada, el arranque de la construcción de Ciudad Universitaria 2 y la ampliación de la oferta educativa fueron algunos logros que resaltó Cedillo Ramírez, acompañada del gobernador de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, en el Auditorio del Complejo Cultural Universitario (CCU).

“En este segundo año al frente de la institución tenemos una responsabilidad que no solamente cumplimos porque así lo marca la ley, sino por convicción. Es importante rendir cuentas a la sociedad y principalmente a la comunidad universitaria, que es como una gran familia, donde todas las voces son escuchadas y atendidas”, expresó.

En su intervención, Céspedes Peregrina reiteró que la vinculación que su gobierno estableció con la máxima casa de estudios está regida por un respeto absoluto a su autonomía, toda vez que la BUAP, durante muchos años, fue una tentación de control político para diferentes actores en distintos gobiernos.

“En tanto, acentuó que los logros obtenidos en este segundo año de actividades son producto de una gestión responsable. Asimismo, lo expuesto por la rectora dio cuenta del esfuerzo que priorizó el bienestar de su comunidad universitaria, aseguró.

La BUAP ha dado los primeros pasos en la batalla contra la desigualdad para que todos tengan expectativas de un mejor futuro. Hoy, en las regiones más importantes del estado, está la huella de la máxima casa de estudios”, insistió.

BUAP marca hecho histórico

En su discurso, Cedillo resaltó que la BUAP es la primera universidad en el país en armonizar su máximo estatuto con la Ley General de Educación Superior, marcando un hecho histórico en la universidad al plantear una reforma en los últimos 25 años.

“Este año ha sido particularmente importante”, agregó. "Cerca de 50 mil universitarios participaron en la consulta de esta reforma, de los cuales el 92 por ciento se mostró a favor de la misma. En este documento también fueron incluidas las sugerencias y opiniones de la comunidad estudiantil. “Procedimos a tener una ley acorde a nuestra realidad”, presumió.

En esta reforma fueron revisados 157 artículos de la Ley BUAP, se recibieron 154 mil 14 comentarios de la comunidad universitaria, se analizaron cuatro mil 968 aportaciones, y 163 propuestas fueron consideradas para la glosa, detalló.

En esta consulta participó el 42.9 por ciento del alumnado, el 70.8 por ciento al personal académico y el 63.9 por ciento al personal no académico, detalló.

Inversión educativa

Respecto al presupuesto anual, resaltó que este año la universidad recibió un total de ocho mil 967 millones de pesos. De esta cantidad, mil 755 millones fueron invertidos en acciones de gobernanza y gestión incluyente, cuatro mil millones en educación desarrolladora de la transformación, dos mil 672 millones en investigación y 457 mil pesos en corresponsabilidad social.

Gracias a este presupuesto, la universidad pudo invertir en diversas obras de construcción a beneficio de su comunidad, dijo. Prueba de ello, y siendo el proyecto más importante de este año, arrancó la construcción de Ciudad Universitaria 2 en el Ecocampus Valsequillo, en la que fueron invertidos 600 millones de pesos por parte de la institución y otros 600 más por parte del gobierno estatal.

La rectora presumió que, gracias a este esfuerzo, a partir de febrero de 2024, este nuevo complejo tendrá la capacidad de recibir a cerca de 30 mil estudiantes en sus instalaciones, lo que fortalecerá y ampliará la cobertura educativa de la universidad en otras regiones del estado.

En tanto, y con base en el presupuesto aprobado por el Consejo Universitario, la mitad de la matrícula universitaria (desde nivel medio superior hasta posgrado) recibe algún tipo de beca, que son un poco más de 50 mil estudiantes de diversas unidades académicas y complejos regionales, subrayó.

Igualmente, durante el mismo periodo, la máxima casa de estudios amplió su oferta educativa en tres facultades de la capital poblana y en cuatro complejos regionales. La universidad ofrece dos carreras técnicas, 95 licenciaturas, 106 programas de posgrado, tres de nivel superior y profesional y cinco bachilleratos.

Certeza laboral

Por otra parte, Lilia Cedillo hizo énfasis en las 17 plazas de docentes que fueron entregadas en el último año y que no solo beneficiaron a los nuevos trabajadores, sino también al alumnado de al menos 11 facultades, escuelas e institutos de la BUAP.

Compartió que, se dio certeza laboral a 419 académicos y se entregaron mil 592 estímulos de trabajo. Además, se atendieron a 485 trabajadores (48 por ciento en forma presencial y 52 por ciento virtual) en un programa de entrenamiento del pensamiento y desarrollo de habilidades blandas.

En relación a las acciones a favor de su comunidad, enfatizó la construcción del Centro de Atención Emocional y Terapia Ocupacional (CAETO), que actualmente está conformado por 21 coterapeutas caninos que brindan terapias asistidas de forma gratuita.

Finalmente, en este año sobresalió la construcción del Espacio de la Mujer en Ciudad Universitaria y de una sala de lactancia, en donde las madres universitarias pueden tener un espacio digno para ellas y sus hijos.

“Es momento de seguir adelante con paso firme, de no doblegarnos, no dudamos de nuestras capacidades y tampoco de la unión que hay entre nosotros”, sentenció.

Fuente: El Sol de Puebla

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Prevención

centered image