De amenazas y otros escándalos...



Local

Alberto G. Mendoza Ruiz

Que hablen bien, o que hablen mal, pero que hablen, diría el clásico… ¿Pero es necesario tanto escándalo? ¿Y las propuestas..?   Primero el show, lo demás no importa. Hace unos días, Mario Riestra, con el cuento de que un vecino de San Francisco Totimehuacán lo amenazó de muerte, ”tu cabeza vale 15 mil pesos”, dice el panista que le dijo, armó un escándalo, logrando acaparar reflectores locales y nacionales. Sin embargo resultó  una mera estrategia de campaña para meter ruido, para subir en las encuestas que no le favorecen, porque  tal amenaza no existió, ya que se trató únicamente de un borrachito seguidor suyo, quien con su familia asistió al evento de campaña y únicamente quiso tomarse una fotografía con su candidato. El tiro le salió por la culata,  no le resultó “la puntada”…           

Lo que son las cosas, ahora él, Mario Riestra Piña,  es acusado de  amenazar al periodista Ricardo Gutiérrez Loyola, director del Universal Puebla…   

En este caso, Riestra niega haber amenazado al periodista y hasta advierte que procederá jurídicamente…  

En su defensa, Mario Riestra ha hecho circular el fragmento de un video donde aparentemente, él, Riestra y Ricardo Gutiérrez, se saludan afectuosamente. Sin embargo el comunicador pide que pasen el video completo para comprobar su dicho…     

O sea, cuando Riestra acusa, hay que creerle, pero cuando el periodista lo acusa a él, entonces es mentira…      

Esperaremos para ver en que acaba este lío…     

Por si lo anterior no fuera poco, Eduardo Rivera Pérez,  candidato a la gubernatura, también por el prian, aprovechó el asalto que sufrieron unas vecinas del fraccionamiento donde vive para, para hacer teatro y llamar la atención, con el cuento de que los asaltantes que agredieron y robaron a sus vecinas, lo hicieron solamente para dejarle un mensaje, de que a quien buscaban era a  él, al político nacido en Toluca…         

Para desmentir a Eduardo Rivera, la agrupación Unidos por Puebla, convocó a una conferencia de prensa para “desenmascararlo”, ya que, explicó Paola Migoya, una de las dirigentes de esta organización, lo que en realidad busca Eduardo Rivera es desviar la atención de la opinión pública ante las acusaciones en su contra por corrupción y asociación con delincuentes, como el caso de la detención de Tania N. candidata suplente del PRIAN, acusada de diversos delitos…        

Sumado a lo anterior, está la denuncia en contra de  Antonio Fabio Núñez Espinosa, su operador financiero en la campaña por la gubernatura, quien está siendo acusado por fraude por la cantidad de 17 millones 470 mil pesos, que, dicen, el propio Fabio reconoció, utilizó para la campaña del panista-priista…        

Rivera también quiere desviar la atención, insistió Pola Migoya,  para que ya no se hable de su enriquecimiento “inexplicable”. Ya no quiere que la gente hable,  que de no tener nada, de andar vendiendo gelatinas para sobrevivir, (la misma historia de Xochitl), súbitamente como funcionario público, logró con su sueldo de burócrata, amasar una fortuna de 16 millones de pesos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Prevención

centered image