Estudiantes de la Universidad Iberoamericana Puebla crean tratamiento alternativo para el Síndrome de Ovario Poliquístico


Local 

Un grupo de estudiantes de la Universidad Iberoamericana Puebla creó un tratamiento alternativo para el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), con el objetivo de que las mujeres con este padecimiento puedan evitar el consumo de metformina (medicina comúnmente recetada para este trastorno hormonal) y sus efectos secundarios.

Mediante un comunicado, la casa de estudios reveló que esta creación lleva por nombre Kombu SOP, y se trata de una kombucha (bebida fermentada) que está elaborada con inositol, un compuesto orgánico derivado de la vitamina B8, que tienen un efecto insulinosensibilizante, lo que combate de manera directa uno de los síntomas más complejos del SOP: la resistencia a la insulina.

“Fue a raíz de una investigación documental y estadística que Alejandro Dávila Nájera, Valeria Arteaga Barrera, José Hernández García y Francisco Ramírez Ramos, estudiantes de séptimo semestre de la Licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, decidieron hacer un producto que no solo mejorara la calidad de vida de las pacientes con SOP, sino que les diera una alternativa accesible y natural para atender su padecimiento”, presumió.

Cambios abruptos de peso, acné, infertilidad, menstruaciones anormales, resistencia a la insulina, son los síntomas más frecuentes del SOP, y que padecen 6 de cada 10 mujeres en México, por lo que resulta urgente este tratamiento alternativo, consideró Valeria Arteaga, participante de este proyecto.

Además, las pacientes con SOP atraviesan por estados de baja energía, mala absorción de los nutrimentos y por ende generan un problema que se llama disbiosis que, entre otras afectaciones, provoca diarrea, distención abdominal, flatulencias y metabolismo lento.

Es ahí donde la kombucha genera beneficios gracias a su riqueza en probióticos, que son los encargados del cuidado de la flora intestinal, y mejoran la salud mental de las pacientes, que también padecen de depresión por los desequilibrios hormonales e intestinales, reveló el documento.

“Las pacientes ya tienen problemas de salud con el síndrome de ovario poliquístico, como obesidad resistencia a la insulina, depresión… auméntale otros padecimientos que vienen de un medicamento que en teoría les debería de ayudar, pues necesita haber alguna otra solución para eso”, agregó Alejandro Dávila, alumno de la Ibero Puebla.

Fuente: El Sol de Puebla

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Prevención

centered image

centered image